Disney. El arte de contar historias

El equipo Dicuvi se lanzó durante las vacaciones navideñas en expedición. ¿El motivo? Como algunos de vosotros sabéis, ambos formamos parte del mundo Disney cuando trabajábamos para uno de sus parques, concretamente el de París. En ese lugar mágico aprendimos muchísimas cosas, pero sobre todo construimos un estrecho lazo que el tiempo nunca podrá romper.

Es por ese motivo que teníamos una visita pendiente –y obligada– a la exposición que el pasado 18 de noviembre inauguró CaixaForum Sevilla: “Disney. El arte de contar historias”. Y es que este centro ha sido el último en unirse a la lista, revolucionando la vida cultural de la ciudad y convirtiéndose en un referente a punto de cumplir su primer año de vida.

“UN LUGAR MÁGICO DONDE APRENDIMOS MUCHÍSIMAS COSAS”

Nada más llegar y antes de traspasar sus puertas, ya nos sentimos como en casa. ¡El jefe vino a recibirnos! Y es que Mickey Mouse es el estandarte por excelencia, la marca de la casa que puso la primera piedra para que el reino de Walt fuese posible. Además, en este 2018 nuestro ratón favorito cumplirá 90 años. ¿Tendremos que celebrarlo, no?

Cuando entramos en la primera sala, nos transportamos directamente al pasado, a ese primer estudio que los hermanos Disney pusieron en marcha allá por los años 30. Porque la exposición nos cuenta con detalle el “backstage” de una película de animación y los elementos necesarios para realizarla. ¿A que no somos conscientes del duro trabajo que hay detrás del producto que finalmente disfrutamos?

Y es que tuvimos la oportunidad de descubrir cómo Walt Disney elegía las historias que quería contar y les imprimía su propio sello. Iniciamos nuestro viaje en el mundo de la mitología, para adentrarnos en la cabaña de “Los tres cerditos” de la mano de las fábulas. ¡Ningún elemento ha sido dejado al azar en la museografía de esta exposición! Todos los detalles que la envuelven te hacen revivir esa fantasía de los cuentos de la infancia.

Al traspasar esa puerta mágica, nos encontramos con un espectacular bosque que nos introdujo en las leyendas. Una selección muy cuidada de las obras, te lleva por el sendero de la aventura. ¡Y cómo son las proyecciones! En distintas salas pudimos ver distintos extractos relacionados con los temas en cuestión… ¡Casi nos quedamos aquí todo el día!

Pero aún nos quedaba la parte del recorrido más desconocida, los Tall Tales. El lejano oeste nos estaba esperando, con sus paisajes en tonos tierra. Walt Disney quiso rescatar una serie de historias pertenecientes al folckore americano con la que poder mostrar uno de los aspectos más distintivos de su país.

Y no podíamos marcharnos del mundo de la magia sin pasar por la última zona, los cuentos del hadas. Y es que la visita termina entre unas paredes que simulan el interior de un castillo. Porque las princesas han sido grandes protagonistas de esos cuentos por los que Walt sintió tanto apego desde pequeño que quiso llevarlos a la gran pantalla. Desde su primer largometraje Blancanieves y los 7 enanitos hasta el último gran éxito de Frozen, aprenderemos sobre la evolución de las historias Disney a lo largo del tiempo.

Además, antes de abandonar la exposición pudimos descubrir el espacio educativo. Pensado para compartir tiempo en familia, nos ofrece la posibilidad de leer cuentos todos juntos o crear los nuestros. ¡Incluso tienen un teatro de guiñoles donde dar rienda suelta a la imaginación!

Esta fantástica experiencia os espera en Sevilla hasta el próximo 18 de febrero, cuando emprenda un nuevo viaje hasta alguno de los centros que CaixaForum tiene repartidos por la geografía española. ¡Estad atentos a la agenda! Es más que recomendable, os prometemos que perdérsela no es una opción.

Y aquí ponemos punto y final a nuestra escapada de la semana, que ha sido casi como volver a casa. Disney siempre será nuestro hogar y de algún modo, su mundo siempre formará parte de nuestras vidas. Sin esa oportunidad, París nunca habría sido nuestro destino y quizás la idea que surgió para dar vida a Mundi, tampoco habría existido. ¡Gracias por todo, Mickey!

¡Hasta el próximo viernes!

Leave a Comment

cinco × dos =

0